Rapar o no rapar…¿he ahí la cuestión?

No. Definitivamente no. No es una solución ni tan siquiera una opción.

 

El único momento en el que podemos aceptar esto es en casos excepcionales, como por operaciones o heridas, en las que la piel necesite “respirar” más y haya que retirar el pelo.

Parece que no caemos o, directamente, no pensamos en que el pelo está ahí por algo. Nosotros nos protegemos con ropa, gorras y crema solar, pero ellos solo tienen el pelo, si se lo quitamos…les exponemos.

El manto del perro está compuesto por numerosos pelos que nacen de los folículos pilosos, de ellos sale un pelo primario (cuyas funciones principales son repeler el agua y filtrar los rayos solares) y varios secundarios, más conocidos como subpelo (su función es proteger al animal del frío y del calor). En resumen, la gran mayoría tienen dos capas: exterior (protege del agua y sol) e interior (protege de frío y calor). Es de vital importancia que mantengan las dos, para una protección total.

Cada pelo primario tiene asociado un músculo erector del pelo y una glándula sebácea. El músculo ayuda erizar el pelo, importante para la comunicación entre la especie y para evitar, tanto el calor como el frío. Mientras que la glándula se encarga de lubricar el pelaje y protegerlo.

LO IMPORTANTE DEL PELO…

El pelo tiene como función proteger la piel de todo lo que hay fuera del cuerpo. Además la piel cumple funciones metabólicas, termorreguladoras, protectoras y sensitivas. La capa más exterior de la piel de un perro tiene entre 3 y 5 capas, mientras que la nuestra el triple.

Al ser tan increíblemente fina, es indispensable una capa protectora: el pelo. Gracias al manto previenen el frío, el calor, las infecciones, inflamaciones (dermatitis), evitan heridas, filtran los rayos solares evitando las quemaduras, o pudiendo llegar, incluso, al cáncer de piel . Rasurar a un perro significa quitarle esa capa y lo único que conseguimos es dejarle expuesto frente a todo.

ENTONCES…¿QUÉ OCURRE CON EL CALOR?

La evolución es increíble y estos animalillos llevan enfrentándose al sol desde que surgieron como especie, por lo que ya saben cómo refrescarse. Estando debajo del sol, las puntas de su pelo pueden llegar a sobrepasar con creces los 50ºC, pero se reduce drásticamente hasta la raíz. Cuánto más corto el pelo, más expuestos. De hecho, en los perros de pelo corto son muy comunes los golpes de calor.

Ellos no tienen glándulas sudoríparas por todo el cuerpo como nosotros, tan sólo en las almohadillas; por lo que “sudan” por la boca, se refrigeran jadeando. Para los perros de pelo corto esto no es suficiente necesitan, además, erizar el pelo (dejando “trabajar” al subpelo) para que, todo el aire posible, circule entre los pelos y refresque la piel. Pero, esto funciona para perros de pelo corto, no con pelo corto. Me explico, el organismo de un perro de pelo corto está programado para eso, mientras que el de uno de pelo largo, no. Si nuestro perro es de pelo corto y, aún así, se lo rapamos estamos dañando el pelo primario, además de lo que hemos visto antes, y, a su vez, atrofiando el músculo erector del pelo, que dejará de funcionar bien.

¿CÓMO EVITO QUE PASE CALOR?

Depende de tu ciudad, pero ya os digo que en Madrid en Julio, no se evita nadie pasar calor; pero es un calor perfectamente compatible con la vida. Lo mejor, cambiar los horarios de paseo a las horas de menos calor, ofrecer agua fresca y limpia más a menudo, mantener al perro a la sombra y en un lugar en el que haga fresquete (todo el posible, al menos).

¿Y SI LE MOJO?

Volviendo al tema que hemos hablado antes, no es nada recomendable mojar a los perros para refrescarles.

¿Recordáis que la punta del pelo pasaba los 50ºC y la raíz muchísimo menos? Pues al mojar, haces que el calor no se reduzca, por lo que al llegar a la piel está igual que en la punta. Si a tu perro le gusta bañarse en un río, piscina o lo que sea, genial, déjale disfrutar; pero al salir, que no se seque al sol, podría darle un golpe de calor.

ALTERNATIVAS A RAPAR

En primer lugar, acudir a una peluquera profesional y de fiar, que no rape a los perros de forma sistemática. Ella te recomendará lo más adecuado para tu perro.

Si después de este artículo sigues pensando que por tener el pelo largo pasan calor, acude a ese peluquero y que le corte el pelo, pero siempre dejando unos centímetros para proteger la piel.

Un último consejo…

Para perros de piel rosa y pelo blanco, con el pelo muy corto (tipo Bulldog Francés) o con el pelo demasiado cortado, es muy muy importante ponerles crema solar al salir de casa. Actualmente se comercializan productos especializados para perros aunque también podemos usar crema de uso humano. Siempre teniendo en cuenta que el pH de un perro es neutro, más básico que el nuestro.

P.D.: Debido a la naturaleza de su pelo, algunas razas como los nórdicos, corren el pelo de que no les vuelva a crecer el pelo nunca, aún rapándoles una sola vez.

 

 
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s